¡Cuidado con las corrientes en el mar!

CORRIENTESMARINAS

¡Cuidado con las corrientes en el mar!

Causas de ahogarse en el mar

Cada año parece que la cifra de víctimas de ahogamiento en las playas aumenta. Será por una mayor afluencia de turismo, o porque cada vez tenemos menos respeto a las señalizaciones que nos encontramos en las playas, avisándonos de las peligrosas o no, condiciones del mar.

Una de las causas más comunes de los ahogamientos en playas, es sin duda la existencia de corrientes. Casi todo el mundo ha oído hablar de ellas, pero casi nadie sabe en realidad cómo actuar si se encuentra atrapado en una.

El océano ha de producirnos respeto siempre, aunque nos divierta con jornadas de olas, o interminables baños en aguas tranquilas. En realidad, siempre debemos estar al tanto del estado del mar o, en su defecto, de las señalizaciones que encontremos en las playas.

Todo lo que entra sale

El funcionamiento de las corrientes se basa en esta máxima. Toda el agua que llega a la orilla en forma de olas, ha de volver al mar. Es lo que conocemos comúnmente como ´resaca´.

Esta agua entra de forma masiva hasta la playa, y vuelve de nuevo al mar en canales que, si no conocemos o evitamos, pueden darnos un susto muy gordo.

¿Cómo detectar una corriente en el mar?

Generalmente, las playas en las que las corrientes son relativamente fuertes y habituales, tienen carteles informativos avisando a modo de advertencia.

Otro factor determinante es fijarnos en las banderas colocadas a diario en la playa por los socorristas. Estas nos indican el estado del mar por colores: una bandera verde permite un baño seguro, una bandera amarilla un baño con precaución, y con bandera roja en realidad el baño está prohibido (algo que cada vez se cumple menos en España). Las banderas azules en realidad lo que nos indican es una playa limpia, no tiene nada que ver con la seguridad.

Si estamos en una playa salvaje, sin personal de emergencia ni instalaciones, debemos extremar las precauciones. Una manera de detectar a simple vista una corriente, es fijándonos en el lugar donde rompen las olas, y los espacios que quedan entre ellos, ya que es por donde el agua que llega a la playa se evacúa de nuevo al mar.

Si nos fijamos atentamente, en esta zona que no tiene olas, el agua se encuentra en movimiento mar adentro, algo que en algunas ocasiones podemos ver también fijándonos en la superficie del agua. Estas son las zonas que debemos evitar.

De hecho, en ocasiones es más seguro bañarse donde rompan las olas, que donde no, porque es por donde la playa devuelve al mar el agua en forma de corrientes.

Qué hacer si nos atrapa una corriente en el mar

En el peor de los casos, que nos hayamos visto atrapados en una corriente, lo primero es no entrar en pánico. Parece obvio, además de complicado, pero es decisivo para no ponernos a nadar como locos sin pensar y agotarnos, lo cual puede terminar en muerte por ahogamiento. De mantener la calma puede depender nuestra vida.

No entrar en pánico es sencillo si entendemos que la corriente no es eterna, no está indefinidamente enviándonos mar adentro. Esto es, que en un momento dado la corriente se ´deshace´ y nos suelta. Por eso, lo recomendado siempre es nadar en diagonal a la corriente hacia un lateral, para ir saliendo de ella sin nadar contracorriente, o dejarnos llevar algo mar adentro hasta que la corriente nos suelte. Seguramente ya se habrán dado cuenta de nuestra desaparición y vendrán a buscarnos en breve.

¿La mejor manera de evitar las corrientes? Conocer un poco cómo detectarlas a simple vista en la playa, e informarnos del estado del mar cada día que nos queramos dar un chapuzón.

¿Conoces algún otro truco o consejo? ¡Háznoslo saber!

No Comments

Post A Comment