¿DEBO CONTAR CON UN DESFIBRILADOR EN MI PISCINA?

desfibrilador

¿DEBO CONTAR CON UN DESFIBRILADOR EN MI PISCINA?

Cada año son muchas las personas que en nuestro país pierden la vida a causa de los ataques al corazón o paros cardiacos. Lo que mucha gente de a pie no sabíamos, es que el tiempo de reacción resulta vital para poder salvar a alguien de una muerte casi segura, o de unas graves secuelas.

Recientemente se han puesto en marcha diferentes campañas en los medios para motivar la instalación de los llamados desfibriladores en diferentes lugares de reunión: como gimnasios, centros comerciales, y también piscinas. La finalidad es dar a conocer la importancia de contar con un desfibrilador para salvar vidas.

¿Cuáles son entonces las ventajas de tener un desfibrilador en nuestra piscina? ¡Te lo contamos!

Para comenzar, debemos saber que cuando alguien sufre un paro cardiaco, el tiempo de reacción es determinante. Cada minuto que pasa se reducen las probabilidades de supervivencia de la víctima ¡de un 7% a un 10%! Así que es totalmente vital actuar ¡en menos de 5 minutos!

Si no contamos con un desfibrilador, es prácticamente imposible salvar la vida de la víctima, ya que esperar a una ambulancia puede llevar bastante más tiempo.

¿Cómo puedo obtener un desfibrilador?

Los precios de estos aparatos no superan el de un ordenador portátil, y sólo necesitamos de una formación mínima para poder utilizarlo.

¿Cómo funciona un desfibrilador?

El conocido a nivel técnico como desfibrilador externo automático (DEA), es un aparato portátil, que funciona enviando impulsos de corriente eléctrica al corazón de manera sincronizada y a una intensidad concreta. Se utiliza cuando el paciente está inconsciente y sin pulso, y cuando el ritmo cardiaco se vuelve anormal con peligro de muerte.

Cuando este ritmo cardiaco es anormal, es cuando decimos que fibrila, y no bombea la sangre de forma adecuada. De ahí el desfibrilador, que lo que hace es reinstaurar el ritmo normal y el flujo sanguíneo correcto.

El infarto y el paro cardíaco son diferentes: el paro cardíaco puede ocurrirle a cualquiera, siendo más común a edades más elevadas y en personas que ya tengan ciertos problemas de corazón. Es un problema, por decirlo así, eléctrico, y a veces un infarto en principio no fatal en sí mismo puede derivar en un paro cardíaco.

Por todas estas razones, mejoraremos mucho la seguridad de nuestras instalaciones si contamos con un desfibrilador en ellas. Generalmente, cuando lo colocamos en nuestra piscina en un lugar visible, contamos también con unas sencillas instrucciones. Con ellas, tanto el personal sanitario o socorrista de nuestra piscina como otros usuarios, pueden salvar la vida del afectado si actúan con rapidez.

¿Te parece un motivo suficiente para instalar uno en tu piscina? ¡Si tienes alguna pregunta no dudes en contactarnos! Estaremos encantados de ayudarte.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.