¿Qué es la apnea deportiva y por qué está tan de moda?

¿Qué es la apnea deportiva y por qué está tan de moda?

Imagen de Steren Giannini

Parece que los últimos años hay un cierto interés por los deportes extremos. Bicicleta de montaña por lugares imposibles, fueras de pista increíbles practicando esquí o snowboard, surfear olas gigantes, posturas sorprendentes en la práctica del yoga… y la apnea deportiva se encuentra entre ellas.

A simple vista parece un deporte ‘de segunda’, más un hobbie o una práctica sin riesgo. Pero la realidad es bien diferente.

¿Qué es en realidad la apnea deportiva?

A grandes rasgos, supone mantener la respiración para nadar en las profundidades.

Muchos practicantes de otros deportes como el buceo recreativo, el surf, la pesca submarina o la fotografía marina también practican la apnea deportiva por un tema de preparación física.

Pero para los que se dedican a ella de forma exclusiva, la perciben como algo diferente. Hay un componente de superación, de fondear los límites personales.

Los riesgos de la apnea deportiva

Básicamente su práctica consiste en coger aire, y descender en el agua unos 20 metros, para volver a ascender, a pulmón.

Esto supone el riesgo de un síncope durante el ascenso. Éste es un proceso fisiológico complejo en el que intervienen los cambios de presión y los gases que están en la sangre y en los tejidos corporales. Se produce debido a un déficit de oxígeno en el cerebro durante la apnea.

Esto puede conllevar un desmayo, que a cierta profundidad, puede provocar el ahogamiento del que lo sufre. Lo mejor para asegurarse de que esto no ocurra es, además de una práctica responsable, hacerlo siempre con un compañero.

Por eso el ascenso ha de ser controlado, y nunca se debe entrar en pánico.

La apnea deportiva es una práctica que necesita su tiempo para evolucionar. Paciencia y sobre todo constancia para superar límites y miedos.

¿Qué ocurre en tu cuerpo durante la práctica de apnea deportiva?

Principalmente, una gran consciencia sobre tus limites, físicos y psicológicos. Saber cultivar una especie de meditación, hacer entrar al cuerpo en letargo, ahorrando energía y oxígeno.

Mantener a tu organismo hasta 2 minutos sin respirar (los tiempos varían pero la media se encuentra en este tiempo) nos enseña a optimizar la respiración.

El cuerpo comienza a enviar la sangre a los lugares básicos para la vida.

La frecuencia cardiaca se reduce hasta los 12-15 latidos por minuto. La saturación de la sangre desciende al 50% y la capacidad de los pulmones se comprime hasta un volumen de un litro. La capacidad media de un adulto sano es de cinco litros.

Beneficios de la apnea deportiva

Cuando frenamos nuestra respiración, pero lo hacemos con los pulmones vacíos de oxígeno (después de expirar), facilitamos el retorno de la sangre venosa al corazón.

Pero cuando lo hacemos con los pulmones llenos, ayudamos a la ventilación de todos los alveolos pulmonares, y así ventilamos incluso zonas que normalmente no lo están. Conseguimos una oxigenación mucho más plena.

Al producirse una oxigenación más completa, estimulamos la circulación de la sangre, que es inseparable de la respiración. Así los residuos carbónicos de nuestro cuerpo se queman con mayor intensidad y se acelera el aporte de oxígeno a la sangre.

Practicar la apnea deportiva también es una excelente técnica de relajación. De hecho técnicas de respiración con apnea se usan en modalidades deportivas como el yoga.

¿Qué necesitas para su práctica?

Sobre todo una formación adecuada, acorde al peligro del deporte en el que te vas a iniciar.

Hay que ser siempre prudente y conocer nuestros límites. Olvídate de avanzar en 5 minutos, eso nunca ocurre. El cualquier deporte la evolución lleva tiempo, y práctica. Tómate tu tiempo y progresarás de forma segura.

Algo indispensable: practica la apnea siempre acompañado.

¿Te animas a probar?

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Paste your AdWords Remarketing code here